A49108DE AEC8 4721 8056 FE242228BB3B

 

Los centros fijos que colaboran con el programa Campo Limpio han seguido operando durante todo el período de la pandemia del Coronavirus, recepcionando envases a lo largo de Chile, y pese a las restricciones de movilidad. Esto ha sido posible gracias a que la actividad está definida como servicio básico por la autoridad sanitaria, y a los rigurosos protocolos establecidos por las empresas para garantizar la seguridad y salud de los equipos de trabajo y de los productores agrícolas.


Entrevistamos a las encargadas de los puntos fijos de recuperación de envases con triple lavado GREENWALK, en Los Ángeles y CICLOVERDE, en el Maule, Pamela Alí y Patricia Salazar, sobre los desafíos que han debido enfrentar para operar en este período y la evaluación que hacen del programa, que permite que miles de envases fitosanitarios y fertilizantes foliares sean acopiados a lo largo de Chile y luego enviados al reciclaje, manteniendo así limpios nuestros campos y canales, el activo más importante del agro.


“La recepción de envases se ha mantenido igual durante la pandemia. Los agricultores nos consultan vía correo y teléfono para saber si estamos funcionando, ante lo cual hemos seguido operando en los horarios normales de atención, de lunes a viernes, de 8 a 12 horas, de manera que los productores han podido llegar hasta nuestra planta para entregar sus envases”, dice Patricia Salazar, Gerenta General de CICLO VERDE, que recibe envases de agricultores y empresas agrícolas provenientes principalmente de la región de O'Higgins Sur y del Maule Norte.


En GREENWALK, cuyos clientes principales están en las comunas de Los Ángeles, Mulchén, Angol, Victoria, Temuco, San Carlos, Chillán, Santa Barbara, Huepil y Negrete, la actividad se ha mantenido, pero se ha visto una disminución en las entregas. “En el período marzo a mayo de 2019 recibimos 19.626 envases, en tanto que este año, durante el mismo período, hemos recibido sólo 14.280 envases”, señala Pamela Alí, Gerenta Comercial de GREENWALK.


Las dos ejecutivas coinciden en que los agricultores y las empresas productoras cumplen cada vez más con las instrucciones sobre el triple lavado, y que cuando un envase no se adecúa a los estándares exigidos, se devuelve y se entrega un instructivo al productor recordando los procedimientos.


Reciclaje y cuidado del medio ambiente


“Para nosotros es un desafío relevante instalar los conceptos de cuidado del medio ambiente o de la sustentabilidad entre los agricultores, aunque cada vez más ellos están comprendiendo que las malas prácticas tienen consecuencias para el ecosistema, para la comunidad y para la propia empresa”, sostiene Patricia Salazar. “La tierra sostiene nuestros sistemas productivos y la agricultura, permite la alimentación de la población en su conjunto. Por lo tanto, la gestión de envases es una buena práctica en el corto y largo plazo, además de aportar al reciclaje de plástico que en Chile es sólo del 8%”, agrega.


La recepción de envases depende de la estacionalidad del sector agrícola, afirma Pamela Alí, lo que hace que haya una fluctuación que puede ir de mil a 12 mil envases al mes. Por su parte, Patricia Salazar señala que el promedio de recepción puede ser de 1.500 kilos mensuales, pero sostiene que el desafío que se han impuesto es llegar a un 100% en la devolución de envases.


Los Centros fijos- que Campo Limpio mantiene a lo largo del país- cuentan con autorización sanitaria para recepcionar los envases fitosanitarios que cumplan con el estándar del triple lavado. Allí se someten a acondicionamiento -compactación y/o chipeo- y se almacenan para posteriormente ser enviados a reciclaje.


Durante 2019, el Programa Campo Limpio recuperó 682 toneladas de envases de plástico y 3.3 toneladas de envases metálicos, a través del trabajo de 25 centros fijos que integran el programa y de las 67 Municipalidades que permiten la realización de puntos móviles. Actualmente más del 85% de los envases que ingresan al Programa se valorizan a través del reciclaje y cerca del 15% como combustible alternativo.